Gotas de Lluvia y Jade




Siempre tendré en mis labios
el eco de tus versos
que como un murmullo llenando espacios
permanecerán por siempre en mis sentidos.


Hay una niña grande que juega
tras los visillos azules del cielo,
hace piruetas de ternura y entrega
gotas de lluvia y jade, suspiros en vuelo.

Pasa las tardes bordando
palabras en el jardín del alma
y entre los sauces va sembrando
metáforas arreboladas.

Espigas de primavera
bailan al son del viento fino
y ella se hace voladera
mientras un pajarito silba su trino.

La lluvia es una promesa
con gotas de espumosa magia,
ella se hace hermosa grulla blanca
que entre las nubes esparce saudade y gracia.

La luz de su pluma
pinta versos al caminar de su corazón
y deja su candela encendida
entre estrellas que apapachan de emoción.

Mariposas fugitivas llenas de libertad
custodian un perdido diamante,
donde escribe cuentos de ambrosias expectante
que juran a la luna eterna fidelidad.

Y en ese cielo de tul azul
bordaras letras de punto de cruz,
letras de aguamiel
jade y jazmín
y sentada en tú anaquel
volverás a ver
gotas de lluvia
sin parar de caer.

Tú alma se derrama en ríos de ternura.
                   en mares de gracias.

A ti por siempre María del Carmen Nacer q. d. e. p