¿Qué piensas tú?



Amor que se me ha metido en el cuerpo y se me ha quedado en el alma.
Si quieres salir, te acurruco con ganas, si te quedas que sea porque me tienes ganas, amor te cierro las puertas y te me escapas por las ventanas esas que siempre permanecen abiertas en mi alma.
                          
Y tú que entras y sales
por los umbrales de mis portales,
que lanzas al vuelo mensajes
enhebrados en letras llenas de corajes,
que pones en tu regazo
los cirios del tiempo
donde florece y se engendra mi sueño.
Y tú, que todos los días me despechas
y quieres abrirme entre tus brechas
mientras me dejas colgado
en el atrevido de tu morado.

Amor que todos los días me miras a los ojos con discursos encantados, por una vida inquieta en la que juego como marioneta, que al toque de cuerda baila en conjuros temblados, que se desvanecen pero no se quedan olvidados.

Y tú, que te desnudas en la sombra
en la que me faltan tus ojos,
en la que siento tu alma
mimar mis antojos.
Y tú, que me llevas tras el verbo
calándome hasta los huesos
y me sacas el aliento
cuando imagino el sabor de tus besos.
Y tú, que me dejas ocultos
colores de esperanzas,
vestidos de adivinanzas,
que solo entienden los enamorados,
¿qué piensas tú?



El amor es algo bello que te encuentra sin darte cuenta.

Imagen: Diego Dayer

Feliz Navidad a todos los amigos blogueros.

Que tengáis  unas felices fiestas y un comienzo de año genial  y que el nuevo año deje volar la mejor inspiración en vosotros amig@s.

Una reflexión para estos días:

EL DAR
Dais muy poco cuando dais
lo que es vuestro como patrimonio.
Cuando dais algo de vuestro interior
es cuando realmente dais.
Hay quienes dan poco de lo mucho
que tienen y lo dan buscando
el reconocimiento y su deseo oculto
daña sus regalos.
Y hay quienes tienen poco y lo dan todo.
Es bueno dar algo cuando ha sido pedido,
pero es mejor dar sin demanda, comprendiendo.
Y, para la mano abierta,
La búsqueda de aquel que recibirá
es mayor alegría que el dar mismo.
¿Y hay algo, acaso, que puede guardarse?
Todo lo que tenéis será entregado algún día:
dad, pues, ahora que la estación de dar es vuestra
y no de vuestros herederos.
Decís a menudo: “Daría,
pero sólo a quien lo mereciera”.
Los árboles en vuestro huerto
no hablan de ese modo,
ni los rebaños en vuestra pradera.
Ellos dan para vivir,
ya que guardar es perecer.
Todo aquel que merece recibir
sus días y sus noches
merece de vosotros todo lo demás.
Y aquel que mereció beber el océano de la vida
merece llenar su copa en vuestra pequeña fuente.
Mirad primero si vosotros mismos merecéis dar
y ser el instrumento de dar.
Porque, en verdad, es la vida la que da a la vida,
mientras que vosotros, que os creéis dadores,
no sois más que testigos.
                                                             

                           Khalil Gibran
                                                                             Escritor , poeta Libanés (1883 - 1931)







Comprensión




Augurios que en el cielo escriba
mas vuelan siempre a la deriva.

Pero no puede más mi constancia
¡Calla! niño, ¡calla!
a veces me digo,
¿por donde transita mi palabra
que se muere en los labios
impacientes de comprensión?

Templo al comodín del silencio
que se embriaga de notas sordas,
melodías que ajan las hordas
de un común desprecio.

Impotencia de la tiniebla pura
roe lo que me condena y ciega,
que aun en lágrima la ilusión perdura

y muere perdiendo la compostura.

Imagen: de la red.

Cuatro Corazones


Amigos Para siempre.



Porque sentir  nace del alma
y el alma supera a la vida,
por ese rayo de luz
que mantienen tus ojos
cuando se desploma una lagrima
acorralada y sin salida,
porque la confianza
no necesita ni siquiera palabras
cuando el tiempo pasa
y se mantienen en los corazones
el apego, el amor y las ilusiones.

Porque nada impedirá
que caminemos juntos
como cuatro gotas de anhelos
dispuestos a no separarse.

Porque la vida
se llena de recuerdos
que no se pueden olvidar,
que se atrapan en nuestra memoria
y a pesar de los miedos y los temores
siempre vuelven a nosotros
para florecer
y reforzar nuestros corazones.

Y porque a pesar de que la vida,
la distancia,  el tiempo
y las piedras del camino
que nos puedan separar,
tan solo un instante
en muestras miradas
bastara para volver a caminar juntos.

Imagen; Sobre la amistad - Enrique Donoso

Suave Brisa (Encuentro Literario)




Suave brisa que mece los lirios
los lirios que llevo entre mis dedos,
fragancia dormida que oculta mi llanto,
tú nunca sabrás que muero por tu encanto.

Suave brisa que se lleva los “te quiero”
pecho mío dolorido que pone alas a su lucero,
callado corazón que resiste severo
sin pronunciar las palabras por las que muero.

Suave brisa que pone alas a los lirios
que lanzo al aire y libro de sus martirios,
volad, volad como incansables pajarillos,
volad a su pelo negro y dormir en sus zarcillos.

Perfumar con vuestra fragancia                  
lo que yo darle no puedo,
que mi virtud se hace elegancia
 y el secreto se derrama en mi pañuelo.

Suave brisa que empuja los lirios
en sus fragancias van mis delirios,
en ellos se sesgan la pena
que canto en este bello poema.

Imágenes: Bill Gracey

En El Deseo.



Por las frías noches de diciembre
anda mi cuerpo gélido de caricias carnales
puñales de deseo ardientes
desangran de luz mis vanidades.

El alma llora de inconciencia
con el letargo de la soledad.
la falta se hace sobriedad
cuando necesito morder tú presencia.

Deseo que irradia y retuerce mi sangre,
lascivo calor que me invade,
hechizo ciego de tu pecho,
verdor frío en la nieve de tu lecho.

Burla mi boca la necesidad de morder tú esencia,
mientras galopa la impotencia
donde posa mi aliento
la calma de su tormento.

Deseos que como escarpias buscan sus asilos
en el florecer del sueño de tus pistilos,
tactos de carne prohibidos
por el que gimen mis ardores atrevidos.

Por las frías noches de diciembre
busco tu presencia encendida
y en mi cama no está el calor de tu vida
ni el derroche de tu entrega prohibida.

"Eres el veneno más ardiente

el que me mata cuando estas ausente"




Imagen: Alexander Shubin The nude in the dark

Aquí Estoy Callado.



Aquí estoy callado
acariciándote
intentando no dañar el silencio,
meditando mis palabras
esas que aprendieron del dolor del pasado
y que en las noches de soledad
se preguntan por el sentido de la vida
y buscan las razones para continuar
a pesar de los errores,
aquí estoy callado
con mis armas escondidas tras mi lengua
en mi pensamiento,
sabiendo que los momentos se pueden repetir
pero que los hechos despuntaran a otras almas,
porque yo sé lo que es pasajero
y lo que se queda para siempre en tus recuerdos.
Mírame,
acaso no ves la luz de mis ojos,
acaso no vez que mi humanidad
me hace desfallecer,
pero que me supero
buscando la divinidad
que sepa discernir
entre mis ángeles
y mis demonios,
mientras
me dejo llevar
por esas gotas de locura
que me vienen tan bien
para comprender,
que en el amor como en la guerra
no lo puedes prever todo
y que a veces lo insignificante
puede ser una herida tan grande como mortal,
pero que en las cenizas
hay que buscar el perdón
ese que mata el odio
y que al final purifica el alma
y la hace crecer.

Imagen: tomada de la red.

La Música Suena. (Encuentro Literario)





"Mujer, cierra los ojos para que no se escape la luz de tu alma y siente la música."



La música suena como arpegio susurrante que consume hasta el fondo de las emociones, hay una copa en tu mano con aromas volátiles de brandy de placer, tras ella, tus ojos escondidos, con esa coquetería tan dulce que remueve mi ser y su brillo, su brillo perpetuo, ese que me enamora y a la vez me arrastra a la deriva, como un barco sin rumbo cual tormenta lo pone en el fin del mundo.

La música suena y desvanece la percusión del tiempo, hace calor, un calor imaginario que incomoda nuestros cuerpos, yo necesito un instante de invierno, donde aparta mi mirada, un refugio donde huir desesperadamente, para que calme el ardor que invade mi cuerpo al dictado de su conciencia, aparto la vista de tus ojos y me refugio en los acordes que acarician mis sentidos, cierro los ojos  y dejo mi cuerpo balancearse en suave vaivén, mecido por las notas que como azucarillos se diluyen en mi mente para estimularla en una orgía de instintivo placer.

Y sigo danzando al compás los acordes, como solitaria y ciega marioneta que pendiera de un solo hilo, al que las notas nunca terminasen de acariciar, siento tu presencia en mi espalda, sostenida en un acercamiento eterno, que esperase un abrazo inminente que se deja desear en la extenuación de mi mente excitada.



Siento la llegada de tu cuerpo a mi espalda y se me eriza la piel, mientras, tu mano derecha se agarra a mi cintura, noto el calor de tu vientre y la presión de tus caderas que ahora siguen el ritmo de la música, tu mano izquierda, al unísono, atrapa la mía acurrucándola contra mi pecho, sé que sientes mis latidos desbocaos, que ya no marcan el compás de la melodía y se aceleran a progresivos golpes de excitación , creo que se me pierde la melodía tras el aire que fluye de tus labios junto a mi oído, cuando por encima de mi hombro posas un beso lago y profundo desde mi mejilla hasta el escalofrió de mi cuello y sigue la música sonando, mientras bailamos esta melodía, tan deliciosa como eterna, sabiendo que los corazones bailaran fundidos para siempre, quemándose en el fuego de la pasión.

"Mujer, cierra los ojos para que no se escape la luz de tu alma y siente la música"


Bailemos.


Imagenes. De la red.

Tu Espalda

"Toda la noche escribo para buscar a quien me busca.
Palabra por palabra yo escribo la noche"
 Fragmento de "Sous la nuit" de Alejandra Pizarnik





La noche es luna en la ventana,                 
lluvia de luz plata en tu espalda,
caricia discreta en tu piel morena,
que yacida en la cama
descansa placida y serena.

Mis manos ansias y dilema
deseo imaginado de palabra,
que busca imperioso un papiro
donde plasmar el soplo de mi suspiro.

Tu cuerpo remanso de Morfeo,
que me presta su espalda
con belleza desmedida
en el vuelo de mi deseo.

Mi dedo traza espirales imaginarios
al susurro de mis labios
y se disfraza de suave pincel
que en imaginario acaricia tu piel.

 Y se posa sobre el papiro de tu espalda
con la dulzura de una caricia tatuada,
dejando en el camino un te quiero
grabado con tinta del alma.


Imagenes: Extraídas de la red.

Centinela



Acostarme con sigilo
a la vera de tu sombra,
arriesgarme a lo profundo
sin dejarte soñar sola.

Vencería las barreras
que me impone la noche
para ser el centinela
de tu vigilia carmesí,
de la quietud que nos acoge,
donde trepa la palabra
en diálogos lisonjeros,
que acunan nuestros sueños,
esos que abrazados
nos hacen volar juntos
y muy lejos.

“A ti mi amada y soñadora compañera yo soy tu centinela.

Centinela de tus ojos,
guardián de tu encanto,
pañuelo de tu llanto.

Centinela de tu dolor
calmante y flor,
gota de dulzor
que diluya tu amargor.

Centinela de tu espera
ladrón  de tu tristeza
arlequín de primavera
que a corazón se entrega.



Velare tus sueños.

Imagen de la red.

Laberintos De Libertad. (Encuentro Literario)

Laberintos de libertad
entre pupilas ciegas
de envidiosa ansiedad,
vigilantes de moralidad
hipócritas mecenas
con pupilas lujuriosas
disfrazadas de honestidad.


Veis como florecen las palabras
en medio de vuestra adversidad,
podréis cortar la yerba de la belleza
pero nunca la raíz del pensamiento
que del alma brota en pureza
y se hace sentimiento.


Desnudar dicen ello
las pupilas de inmoralidad
y no saben que desnuda es la belleza
cuando se mira
con los pupilas de la libertad.

Ataran mis manos,
cortaran mi lengua,
rasgaran mis papiros,
pero jamás podrán
extirpar los sentimientos
que de mi brotaran.

Cicatrices sangrantes
en el sendero de la palabra,
penumbra en el invierno
que marchita la belleza,
hojas de miedo
en el invierno
de los corazones,
¿quien puede destruir
lo que grita el sentimiento
y alegra la pupila
del ojo sensato?



Laberintos de libertad
se pierden en la envidia,
burbujas de odio
que esconden su identidad,
indolentes miserables
carentes de sensibilidad.

Quien pone velo al ojo
y prohíbe el verbo,

mata la libertad.

Imagen: Siro Anton - Salvation.

Sombras y Paraíso (Encuentro Literario)



Cuantas veces me voy a envolver en el dolor de mi reproche, quiero intentar salir de mi crisálida, esa que me saca de la realidad y me lleva a la idolatracción de tu ser.
Me pierdo en las SOMBRAS de mis deseos, en un intento de no afrontar el veneno de mi intención, que me corroe  en la desesperación por la desmedida de tu falta y es que no me basta la entrega de cada uno de los poros de tu piel, soy un adicto a tus caricias, esas que vienen detrás de tu maliciosa sonrisa, mientras yo me hago gozo perpetuo en la incógnita de mi corazón.
Vivo con la necesidad de arrancar de ti el beso de cada instante, de saciar mis labios y saturarme de tu mirada, mientras el tiempo se me escapa en esta noche de sueños separados de tu vera, en la que mi locura no quiere ver la luz de la madrugada ni despertar y saber que estoy solo en la alborada.

Despertar con el corazón arrancado y descubrir que te lo llevaste entre los dedos de tus manos, acariciándolo, mientras arrancabas con tus besos cada una de las arañas que pululaban sin control y que marcaban el dolor de una vida sin rumbo, saber que hay calidez donde una vez corrió el veneno dejando sangrientos rastros de dolor, mientras, sigiloso encuentro las SOMBRAS que perdí en las esquinas del infierno de las falsedades, saber que llegara el día en que resucitare del agónico ahogo en que me sumió lo vida en los infiernos, para despertar con el suave terciopelo de tus labios abriendo paso a mis frescos suspiros.

Y volare nuevamente al PARAÍSO de tus brazos donde encontrare la LLAVE  capaz de abrir la puerta del refugio de mis ilusiones, las que solo encuentro cuando me abrazo a ti y pongo mi cabeza en descanso sobre tu pecho.

Imagen: desconozco autor.

Poesía Para Ella II



Dices que tu vida es un viento en turbulencia que te arroja a la soledad, que a veces te sumes en la nostalgia que te separa de los afectos compartidos y te lanza a la distancia de un frio navegar, entre las aguas de un mar de pensamientos que se enquistan y no te dejan respirar.

Y yo me quedo perdido en la playa de ese mar de turbulencias, viendo tu soledad alejarse entre tus ojos, sin poder parar el viento que se los lleva hasta ser incapaz de reconocerlos.

Basta ya.
Ya no quiero quedarme en la arena de la playa sin salir a navegar, quiero ser un bravo marinero que no le tenga miedo a los vientos de tu mar, quiero encontrar las palabras de aliento que nos lleven a navegar por mares de calma y felicidad.


Podríamos murmurarle a tu viento y desquitarnos de la soledad, que nos dejan las turbulencias y buscarnos un rincón en el silencio, para anclar los besos y las caricias que navegan entre las olas de tu mar, podríamos echarnos a volar como gaviotas desbocadas que no paran de jugar y a si contener las miradas que nunca debemos de dejar marchar, podíamos acariciar los meandros de nuestra vida y desatar las odiosas monotonías, para que se las lleven los vientos de los que te quiero arrebatar, podíamos cogernos de la mano y solamente caminar, para  que nunca más juntos sintamos soledad.

Poesia Para Ella




Dejare que la mesura me acompañe al ver el glauco despertar de tus ojos inevitablemente sometidos y sumisos y dejare que tus sentidos se prendan en fuego, fuego desmedido que apacigüe el furor de las garras de la fiera que hay en ti y que ya no quiere dormir.
Apretare mis manos dividiendo mi ansiedad, para someterme a tus necesidades, esas que delimitan tus fronteras, las cuales respetare con indulgencia, me vestiré de dulzura y pondré un licor de amor impasible  y tan tenaz que consiga enardecer cada día este compromiso que formamos tú y yo, para que la vida tenga un sabor especial, ese que se dispara en el iris de tus ojos cuando te miro y que somete mi corazón en entrega a ti.

Seré una sumisa gota de amor que respete tu libertad y exigiré a mi falta y necesidad que se calme en la esperanza y que se realice en tu voluntad, moriré con tu tristeza y en la lucha por arrebatártela  para que te liberes en mí y te derrames de amor.

                                                      Porque tu eres poesía, mi poesía.




Latidos.



Margaritas de aliento
prende mi corazón,
hinojos al viento
me llevan a tu tentación.

Aún estoy vivo
esperando pase la tempestad,
aún hay sangre corriendo
en este corazón latiendo,
a pesar de la oscuridad.

¡Calla! me reclama el latido,
cuando palpita tu nombre
en ese golpe enloquecido
que me enciende
hasta el más profundo
de mis sentidos.

¡Ama! me dice el latido,
cuando palpita exaltado
estando contigo.

Y yo me deslizo
y me preparo para saltar
de tus labios
a tu ombligo
y allí me quedare acurrucado
para soñar,
con un sueño de locura,
de éxtasis incontenido
que volara
y se perderá
en un viaje
a tu prohibido.

Quizás la tormenta
se desate como un lazo
y se quede en llovizna
y me deje bailar para siempre
sumido en tu abrazos.

Margaritas de aliento
prende mi corazón,
hinojos  mojados
necesitan quedase en tu corazón.

Imagen: Desconozco autor.

En El Crepúsculo Lienzos De Silencio (Encuentro literario)




De tu silencio, a mi silencio, lienzos de veritas.

No me detendré jamás en la puerta de tus ojos
esperando llegue el crepúsculo a los mios,
yo me desgarro en enlazar las palabras
que habiten para siempre  en tu memoria
y me hagan para siempre perpetuo en tu historia.

En el crepúsculo de tu noche se macera
el silencio que no calma al ojo que vela
y en el pensamiento el recuerdo no atempera
el latido que acelera tu corazón de gacela.

Y el silencio se hace lienzo en el crepúsculo
se extiende con los brazos abiertos,
pincela los minutos de vuelos inciertos
con colores de nostalgia y anhelo.

Sigue el silencio en la noche pintando su lienzo
y el crepúsculo despacio avanza en la madrugada
ahora la sensación ya no están desesperada,
los pinceles son de otro color, al delirio de la alborada.

Ya no hay crepúsculo que mantenga el silencio,
solo anhelo que a caricias pintan tu lienzo
los pinceles llevan los colores de los sentimientos,
esos que en el alma clavan los pensamientos.


De tu silencio, a mi silencio, veritas plasmadas en lienzos

Imagen: Antonio Mora

Psique y Eros (Rosa Y Cupido)




Cuenta el saber
que hubo mujer,
tan bella y hermosa
que a la venus rosa
puso nerviosa y celosa.

La venus celosa
quiso volar a la mariposa
y a su hijo Cupido
mando confundido,
a flechar a la virgen hermosa
con flecha de amor horrorosa,
mas el joven cupido
al ver belleza generosa
de la virgen hermosa
quedo aturdido
y de su amor cayo sucumbido.

Dormida la bella Rosa
fue raptada por cupido,
quien le ofreció su cama, su nido,
por un amor de oscuridad
sin revelo de  identidad
era un amor de noche,
sin rostro ni reproche,
un amor entregado,
un amor enamorado.

Y la joven y bella rosa
fue por cupido tan amada,
como por sus hermanas envidiada
y por las envidiosas animada
a dejar despejada
la entrega confiada
entre amante y amada.

La Rosa bella en la noche
puso luz a la oscuridad,
de un amor sin claridad
y fue tal la fatalidad,
que al ver el rostro de su amado,
con cera del velado
lo dejo quemado,
pobre cupido decepcionado,
de amor herido
y con el rostro quemado
a su Rosa bella ha abandonado.


Rosa bella desolada
a la venus celosa y enfadada
pide ayuda desconsolada
y esta despechada
al inframundo la manda burlada,
a buscar belleza encanta
para el rostro del cupido que amaba,
mas rosa bella es engañada
y en el sueño del infierno atrapada.

Cupido enamorado
de la desdicha de Rosa bella
se ha enterado,
mas vuela apresurado
a limpiar el sueño del infierno
con un beso apasionado
que la libre de lo eterno
y en su corazón
el amor todavía destella,
para despertar a su Rosa bella
con un beso de gloria.

Y este es el mito de la memoria

que nos deja contada la historia. 

Imagen: Psique y Eros - West

La Tarde.



La tarde me presta gracia iluminada
dejando pétalos de luz dispersos
halos de claridad casi perfectos
que iluminan tu mirada extraviada.

De puntillas se cuelan mis ojos
tras la luz van mis antojos,
persiguiendo el enredo de tu pelo
a tirabuzones en la punta de mi dedo.

El silencio es un huésped latente
entre el siseo de nuestra respiración,
un tónico calmante
que invade esta habitación.

Hay un cálido deseo suspenso
colgado en el trapecio del ambiente,
donde se balancean silentes
los pensamientos de nuestro deseo.

Yo quiero parar a suspiros el tiempo
y acurrucar mi pecho a tu espalda,
agarrar mis manos a tu cintura
y fundirme en el zafiro de tu cielo.

Yo quiero apagar la luz de la tarde
mirar tus ojos y acariciar tu pelo,
poner un beso en tu mejilla
y dejar mis sueños en tu vuelo. 

Imagen: autor desconocido, 

En Tu Piel




En tu piel
un matiz dorado
un gerundio atrapado
lascivo y desesperado

En tu piel
un edén de deseo,
un lienzo pintado
por mi anhelo desbocado.

En tu piel
un silencio que descuelga,
un ansia callada,
un rio de cafeína  perfumada.

En tu piel
mi palabra muere sellada
y mis labios
acarician la encrucijada,
beben saciados
el café derramado
en frenesís desbordado
de un beso apasionado.

Imagen: Autoría desconocida.

Fatum (Destino) De Libertad.



"El dolo y el miedo es una pesada estela en la espalda del hombre
cuando pasa por el camino fino y delgado hacia la voluntad"

La veleta cambia con el aire de la patria y los hombres entre los dientes guardan el miedo, mientas sacan el valor, grabando en el pecho, ideales altivos de tremendo dolor.

Niña,
Vengo de cargarme de ira
escondiendo la piedad
voy a la muerte segura
que me dará la libertad.

Adormezco el llanto, cantando poemas a mi amor, soy joven y tengo corazón soy un guerrero un luchador, déjeme usted que demuestre mi valor, daré mi vida por mi libertad, mi pueblo, mi honor y un beso que nazca de su corazón.

Niña,
Quiero cambiar el mundo
y regalarte la verdad,
a balazos profundos
encontrare la libertad.

Soy consciente de que debo luchar, ganare esta batalla en nombre de mi libertad, caerá mi sangre mi vida se derramara y el verde de tus ojos, jamás los míos a verlos volverán.

Niña
Yo soy el guerrero forzado a luchar
ellos tienes servida mi voluntad
más yo solo quiero abrazar
mi cuerpo al tuyo y vivir en libertad.


Que tiene esta vida niña, que me tengo que entregar a una lucha por la que mi vida tengo que da,r para conseguir mi libertad, más yo soy condición, condición de voluntad, voluntad que me lleva a perder la vida y con ella mi libertad.

Imagen: Orpheus returning from the Shades William Blake Richmond

El Lenguaje De Tu Piel




Siento el balanceo
de tu cuerpo sobre el mío,
la entrega total de tu amor,
mi lengua recorre la amplia extensión
de tu piel convertida en mi religión,
te estremeces entre caricias
grabadas en la flor de tu piel,
ósculo de cuello a dulzura
gemido de placer que te satura,
yo soy aprendiz de tu locura,
tú, el lenguaje placentero de mi lectura.

Imagen: De la red.


Mi Otoño



Las hojas en otoño tienen fecha de caducidad
para mí que el mundo agoniza de pura soberbia,
la amargura es un tirón de profunda inercia
que se suicida en manos de la humildad,
dicen que la oscuridad es un vestido
hecho a medida de los valientes solitarios,
que pasean por los tristes otoños
pisando las hojas caducas de sus espectros
mientras que esperan que la vida los aferre
en un abrazo de sincera amistad.


Los días en otoño se trocean por la punta
y al sol se le escapa la última sonrisa,
trenzados de tristes reflejos
siguen los ojos encallados
en busca del horizonte de tu nombre,
allí depositaran la inercia
de mi suicidio de humildad
para redimirme de mí soberbia
y abrazar tu amistad.

No confundas mi espectro
caminando en la oscuridad,
no trato de tocar tu cuerpo
con las zarpas de mi vanidad,
tan solo pretendo pintar en el cielo
con pinceles de celo
las ultimas de mis sonrisas,
para que los días de otoño

se te marchen, sin tantas prisas.

Imagen: desconozco autor, de la red

Cálida Es Tu Mirada





Cálida es tu mirada
esperando la fortuna,
deseos de alborada
colgados de la luna.

Cálida es tu mirada
susurro de fiel amante,
palabra inspirada
en halo de luna navegante.

De puntillas saltan los versos
pidiendo clemencia,
como niños en su infancia
a la luna y sus reflejos,
luna que se marcha
escoltada de luceros,
para velar en tus ojos
los ojos que yo más quiero.

Luna que se lleva
suspiros del alma,
letanías de inquietas esperas
nostálgicas a inercias lejanas.

Cálida es tu mirada
cuando la pones en el cielo
y persigues a la luna
a través de tus desvelos,
cálida es tu mirada
mecida por los letargos del silencio
y la palabra se hace querida
entre los silbidos del viento.

Viento que silban
azahares de sueños,
vuelos de esperanza
avivados de recuerdos,
vientos que viajan
cargados de sentimientos,
en brazos de una luna
llena de bruma
 y trampantojos de alborada,
que se reflejan
en tu cálida mirada.

Imagen: David Walker

Háblame De Tus Días



Háblame de los días de lluvia
que se encierran en tu corazón,
de cómo se masca la alegría
en el fondo de la desazón,
háblame de las horas que te extirpan
los pájaros de las duda sin consuelos,
plumíferos bailarines canta miedos
que disfrazados de diario se llevan
hasta los divanes en que se asienta el honor.
Háblame de como equilibras la dignidad
entre tanta injusticia a soportar,
donde asías tus manos carcomidas de voluntad
y ensangrentadas de tanto esperar.
Háblame del frio que llega al alma
en cada maldito despertar,
háblame de la incertidumbre
que se hace pesadilla
en los sueños junto a la mesilla.

Dime como te enfrentas a los muros
que nadie te deja trepar,
como subes los peldaños
por los que viviendo quieres avanza.

Háblame de como pintas tu sonrisa
y disimulas en tu cara mil risas
que les hagan olvidar,
que hoy no es el día de esperar,
que hoy es el día de dejar pasar,

pasar y esperar, pasar y esperar…

Ecos de Noche. (Soneto)



Sortilegio de una luna enamorada
lagrima de luz perdida en la alborada,
destellos de amor con los ojos cerrados,
ecos de noche en besos ensimismados,

Sabana de azahar bien almidonada
sobre la que descansa tu piel dorada,
cuerpos en delirios de amor entregados
ecos de noche, mimos engalanados.

Ecos de noche a lo que quiero mecer,
vientre de luna en el que dejo yacer,
claveles rojos puestos a florecer.

Ecos de noche vestidos  de placer,
voces suspirando de hombre y mujer
palabras de amor, vuelos de amanecer.


Imagen: Moonlit Night by Christian Schloe

Las Tinieblas del Espiritu



La tiniebla es un linde imperfecto
al que se acercan los noctámbulos
que no obedecen a sus sueños.

Morir con el triunfo en los zapatos
y un as oculto entre las mangas,
dejando un camino de balas incendiadas
y de recuerdos mártires e ingratos

Los laureles se cuelgan al cuello,
vislumbrando la satisfacción
de los que se atiborran de vacío
y se enturbian de mieles el corazón.

Olvidar el sacrificio de la necesidad del dar
conmutar la alegría del espíritu satisfecho
por la esperanza al servicio de vicio,
ignorando que la satisfacción se alcanza en amar.

La tiniebla es bruma blanca y perfecta
a la que se acercan los noctámbulos
cuando en su sueño no hay intención,
solo la esperanza serena
de alcanzar la forja de una ilusión.

Imagen: Human by Trëz Art

Palabras en el Cristal



Lo imaginario espera las oportunidades
de colarse entre los corazones,
de todas las distancias,
la que me separa del cristal,
sigue siendo la más corta
para poderte con un verso besar;
el rayo zumba y quiebra la tarde
desviando mi atención
y el presente es ahora,
mientras,
las palabras como la niebla
se levantan frente a la lluvia
y aparecen entre la humedad
de una caricia que se desliza,
tras la voluntad
caprichosa de mi dedo,
por el cristal de mi horizonte
en el empaño,
la palabra es mágica
y se revela ante la luz
sin mutilaciones
que la angosten para siempre,
tras de sí,
mi reflejo impertinente
y mis ojos que necesitan sostenerse
porque la palabra
se fija al cristal
y toma sentido inminente.

Nace un poema transparente
frágil como el cristal,
que reina entre los silencios
que encadenan las palabras,
para vivir entre los ojos
de los que quieren acariciar,
hasta lo más sensible e íntimo
de mi voluntad.

Hay asfixia en el poeta
angustia por terminar,
la musa besa el corazón
y las palabras derraman una lagrima
que no tendrá punto y final.

        ¿Quién escribió palabras en el cristal?

Imagen: Autor desconocido.

El Mar Se Llevó Tu Corazón.



Las olas llevan su cantar
y tú sentada en la arena,
¡hay carita morena!
solo las sabes escuchar.

Dicen que partió al amanecer,
que se llevó guardado el juramento
de un quebranto de lamento,
tatuado en la piel de su querer.

Solo el mar fue testigo de su partir
no hubo lágrimas a su despedir,
solo una luna triste y desolada
que ilumino una estela blanca y dorada.

Las olas llevan su cantar
y tú sentada en la arena,
¡hay carita morena!
solo las sabes escuchar.

Voló olvidando el calor de tu lecho
por el celo pueril e incesante,
que hasta a los más bravos amantes
llena de hastío y desconsuelo.

El mar se llevó tu corazón
enrolado en un barco de polizón
y con el partieron encadenados
los placeres de tu espíritu mutilados.

Las olas llevan su cantar
y tú sentada en la arena
¡hay carita morena!
solo las sabes escuchar.

El tiempo es espera incesante
tardes a la orilla del mar
tú eres crepúsculo sin saciar
olvido perpetuo del verbo amar

A las aureolas de un mar de azul vestido
cada tarde cantas tu a solas
un cantar que se marcha en las olas
ondulante mensaje sin destino.

Las olas llevan tu cantar
y tú sentada en la arena
¡hay carita morena!
solo las sabes escuchar.

El mar ya nunca traerá tu corazón
pues solo Neptuno sabe
lo que tiene callado Poseidón.

The mermaid song...  by  Rowiel


Nos Eleva



Un deseo imposta e invade la tarde
y una plegaria ruega tu celo,
mártires son las lágrimas de jade
que mueren en mi blanco pañuelo.

Sobre mi pecho descansa tu desdén,
entre diástoles que te lanzan al cielo
y sístoles que calman tu desconsuelo
mientras te arropo con sabanas de fino satén.

En la realidad de lo supuestamente privado,
se instala un silencio precursor y pagano
y al calor de la sabana se aventura mi mano,
palpando la carne en un dialogo tembloroso y excitado.

Se quiebran todos mis sentidos,
cuando por debajo de tu vientre
mis palpos concluyen en gemidos
y brota caliente el flujo de tu aguardiente.

Tus ojos cerrados, tus labios ansiosos,
buscan un beso casi tembloroso,
la bocas se juntan en el sueño del deseo
donde ya nacen uno a uno los jadeos.

Feroz se desviste el cuerpo en deseo,
dilapidando la calma del desamparo,
la necesidad se columpia entre ternuras,
quemazón,  caricias y posturas.

La sangre en suplicas y entregas se templa,
los jadeos se eclipsan en mis sienes,
mientras yo voy, se que tu vienes,
ciego es el deseo que de lo terrenal nos eleva.

Imagen: Autor desconocido.

Locura, Mi. (desambiguación)



Tu sonrisa es una fábula en mi boca,
tu nombre un susurro que flota
entre  los vientos de la inspiración,
tras las horas liquidas de mi imaginación.

Tu voluntad, la levedad de mi conciencia
una explosión critica de mi impaciencia,
la imaginación, un grito que se me desmorona
bailando con la más gentil de mis neuronas.

Yo,  un sueño suicida que se turba en la memoria,
una fantasía  pintada en el azul de tu gloria,
un mártir al servicio de la esperanza
colgado de un mimo de tu alabanza.

La cuerda es floja y saturada de encrucijadas
y yo un funambulista que se despista
en el equilibrio de tu invisibilidad,
colgado en el calvario de la ansiada necesidad.

Me conmuto intrépido en libre albedrio
tan rápidos como los juicios me sostienen
en las atalayas de los sueños que me mantienen
como crisálida desnuda en un silente frio.

No sé cómo explicar esta consentida tortura,
este vicioso desasosiego que me satura,
ese sentir que crece como la efervescente levadura

y que paso a paso me sumergen  en lo más profundo de locura.

Imagen: Mario Sánchez Nevado -Funambulist-p-

Locura

 Ella dijo:
Ámame así…
con palabras mudas
entre silencios que gritan,
alborotando mis latidos,
volando entre mis letras

Ámame así…
meciéndome entre caricias,
con la risa de tu mirada,
la que traspasa mis pupilas,
en este otoño azulado...

María en "Ámame a si"





Sabes que no tengo otra forma de amarte, que dejo caminar mis palabras vestidas de sensible voluntad, que camino de puntilla por los bordes de la más profunda realidad, mientras grito caricias que te conjugan el verbo amar.

Sabes que mercería el desasosiego de tú alma, que miraría allí en el horizonte donde guardas tu necesidad, a espasmos enmudecidos, que se propagan a base de caldos de tinteros desbordados y que entre espasmos de bruto delirio se cuelan en el atardecer de mi corazón,
creando el hábito de amarte, así, como tú quieres que yo te amé.

Sabes que los embrujos de noche nos cobijan a la luz de una candileja de aceite latente,  donde se refleja esa luna que nos contempla y da claridad al brillo de felicidad que pasea por tus ojos, que los cristales desvelan mensaje de  ilusión incontenibles, esos que no encuentran otra forma de amarte.

Sabes que la eternidad me es necesaria, que necesito acorralar tus instantes para posar besos en tu mejilla, besos de dulzura que sigan alimentando mi locura, esta locura que eres tú.

Sabes que mi euforia es locura, esa locura que lacera a caricias suaves tu plenitud.

 A María con toda mi admiración y respetos,  dándote las gracias por todo lo que representa para mi esta amistad fluida de letras.

Imagen: Yannick Coboz