Un diamante perdido.





Una palabra no dice nada
Y al mismo tiempo lo esconde todo
Igual que el viento que esconde el agua
Como las flores que esconde el lodo

Una mirada no dice nada
Y al mismo tiempo lo dice todo
Como la lluvia sobre tu cara
O el viejo mapa de algún tesoro
Como la lluvia sobre tu cara

O el viejo mapa de algún tesoro.

                               Carlos Valera


Así te despediste, con la sabiduría de quien era maestra en la vida, de quien había encontrado la armonía allí donde latía tu mayor tesoro, TU GRAN CORAZÓN.

       A María del Carmen Nazer una amiga y gran persona “ausente” (siempre estará en mi corazón)


Una palabra tuya lo decía todo
y al mismo tiempo te lo ofrecía todo,
la sabiduría de tus otoños
la generosidad adquirida
y el amor derramado
en tu intensa vida.

Tanto que contar
en la alcoba de tu recuerdo
tanto que agradecer
a pesar de los penare,
la vida se te fue
pero nunca estuviste sola.

Un corazón de armonía
que en tu pecho latía,
la emoción del amor
y el vértigo de amar la poesía.

Caminos de alegría corrían por ti
y en la belleza de tu jardín
se alaban versos
cantos de serafín.

Una palabra tuya que al fin entendí.

Los vientos te llevaron
al altar de la gloria
tus versos me los dejaste
para siempre en la memoria.

Allí donde estas un abrazo gigante.